Detrás del “tinglao”

sobremi

Se dice, se rumorea, se comenta que todos nacemos con un don. Pues bien, a mis 29 primaveras, he descubierto que si hay algo que se me da bien y con lo que disfruto es preparando un regalo. Sí, sí, qué le vamos a hacer… unos son grandes chefs, otros tienen pulso de cirujano, hay quien dibuja maravillas y luego están los ingeniosos que inventan algo que lo peta. Pero en fin… yo no sirvo para esas cosas, a mi me dotaron para hacer lacitos y preparar sorpresas a los demás. Me encanta imaginarme la cara de la persona que va a recibirlo y me encanta sorprenderles con pequeños detalles personalizados.

Me pirra el chocolate y las palomitas dulces, los domingos de peli y manta, las cosas hechas a mano, colecciono washitapes, soy adicta a Pinterest e Instagram, disfruto una cosa enfermiza quitando la capa protectora de los aparatos tecnológicos, si mi marido dobla la ropa la desdoblo y la vuelvo a doblar (sí, debería hacérmelo mirar pero es que la dobla muy mal), todo me lo dejo para el último momento y… bueno soy algo raruna, pero las hay de peores 🙂

Estudié Imagen, Comunicación audiovisual, sigo con mis clases de inglés y tengo un trabajo que nada tiene que ver con todo eso.  Me independicé, me casé, voy a ser mamá y ahora (sí, no había momento más oportuno…) he decidido sacarle partido a lo que parece que se me da bien y abrir este blog. Espero presentaros muchas ideas y que vosotros disfrutes tanto como yo imaginando esas caras.

Por cierto, ¡me llamo Xenia!