HASTA LA LUNA Y VOLVER

La menda lerenda sufre de un leve síndrome de diógenes y le encanta guardar montones de cosas sin servicio ni beneficio pensando que algún día le servirán para algo. Pero mira tú por dónde a veces se alinean los astros y una de esas cosas se convierte en algo bueno, bonito y barato. En concreto estoy hablando de uno de esos odiosos marcos compuestos por un vidrio, una plancha conglomerada y cuatro grapas que SIEMPRE terminan rompiéndose. Pues bien, yo guardé esa bendita plancha y me he apañado un cuadro la mar de resultón para la habitación de mi futuro retoño.

cuadroluna01

MATERIAL NECESARIO

  • Plancha conglomerado
  • Pintura chalkpaint
  • Pincel
  • Rotulador blanco
  • Tizas

cuadroluna02

PASOS A SEGUIR

  1. Pintamos la plancha de conglomerado con la chalkpaint, esperamos a que se seque y damos una segunda capa.
  2. Con las tizas vamos haciendo pruebas del dibujo o mensaje que queremos plasmar.
    cuadroluna03 cuadroluna04
  3. Una vez estamos 100% seguros del resultado lo repasamos con el rotulador blanco.
  4. Si hay algún dibujo podemos colorearlo.
  5. Por último, una vez se ha secado la tinta, podemos manchar el cuadro de tiza para darle un toque más chalkboard.

Os anticipé que habrían más tutoriales DIY donde la chalkboard sería la protagonista y es que ya veis que puede dar mucho de sí. Con un bote de pintura, un rotulador y un poquito de imaginación o la ayuda de San Pinterest podéis crear y personalizar montones de cosas. La propuesta de hoy puede serviros como regalo en infinitas ocasiones todo depende de lo que dibujéis o del mensaje que escribáis. ¡Espero ver vuestras creaciones por Instagram! #hechocamm

¡Un besote y hasta el viernes!