CON VALOR AL CUADRADO

Regalar algo handmade tiene muuuucho más valor que ir a comprarlo aunque te cueste todo el oro del mundo. Hacer algo a mano es demostrarle a la otra persona lo mucho que la conoces, el tiempo que llevas maquinando cómo sorprenderla, lo mucho que has pensado en ella al hacerlo, el cariño que le has puesto en cada hora invertida… Normalmente soy yo la que regalo cosas hechas a mano pero a veces suena la flauta y paso a ser la afortunada que los recibe. Peeeeeero si a todo eso le sumas que quien te lo regala no es especialmente amiga de las manualidades pues te hace tremenda ilusión y su valor se eleva al cuadrado.
Estando embarazada, apunto de hacer pop, mi amiga Èlia nos hizo un regalazo a Lucas y a mi hecho con sus propias manos. A nosotros nos encantó a ver qué os parece…

PARA LUCAS

Un móvil súper colorido y divertido para que mi retoño no se aburra en la cuna y su madre pueda  vestirse, tender la ropa o ir a hacer un pis…  ¡La verdad es que va de muerte!movilEstá hecho con fieltro, cosido a mano. Podéis encontrar muchos ejemplos y tutoriales para inspiraros en Pinterest.
elia01

PARA MAMÁ

Una megataza personaliza para tomarme una buena dosis de café por las mañanas. Vital para padres con bebes…
mugs02Solamente necesitáis una taza en blanco, un rotulador permanente para porcelana y conocer bien al destinatario para escribir las palabras clave.

¿Qué os parece la idea? Yo creo que es un regalo genial, es original, personalizado, útil y hecho con muuuucho amor. ¡Lo tiene todo! ¿Os animáis?

¡Un besote y hasta el miércoles!

TEMIDO AMIGO INVISIBLE

Uno de los regalos más temidos previos a la Navidad es el de nuestro querido amigo invisible. La mayoría de veces no sabemos qué regalar o no encontramos nada decente por el presupuesto pactado y yo soy de las que se niegan a comprar calcetines, guantes, zapatillas y de más… Otro gran clásico que nunca falla es LA taza, un regalo igual de útil que los calcetines, guantes o zapatillas pero con una GRAN ventaja; si es más fea que pegarle a un padre no tienes que llevarla puesta. A parte de esa GRAN diferencia la taza es un regalo unisex y nunca está de más tener otra, sobretodo esa mañana en la que no suena el despertador y llevamos tres días sin fregar los platos… Por todo ello me parece un clásico muy respetable peeeero es que además todo cambia si le ponemos mucho amor y lo personalizamos. ¡Vamos allá!

taza01b

MATERIAL NECESARIO

  • Taza (esta la compré en Muy Mucho por 2,5€)
  • Retal de ropa (estampado al gusto)
  • Fieltro
  • Botón tamaño medio
  • Aguja
  • Hilo dorado
  • Rotulador blanco (si vuestra taza es toda blanca podéis comprar un rotulador de color para porcelana)

taza01

PASOS A SEGUIR

  1. Con una cinta métrica medimos  el diámetro exterior de la taza.
  2. Calculámos la anchura que queremos darle al forro, lo ideal es que coincida con la altura de la asa.
  3. Con las medidas tomadas recortamos el fieltro (siempre es mejor dar unos milímetros de margen).
  4. Recortamos las esquinas de los extremos del fieltro para evitar que el asa y el forro se molesten.
    taza04
  5. Recortamos la tela que queremos poner encima del fieltro y la fijamos con alfileres para que no se mueva mientras la cosemos con el hilo dorado.
    Yo compré una tela estilo patchwork y escogí los dibujos que más me gustaban.
    taza05
  6. Cortamos un trocito de fieltro para crear un ojal y cosemos el botón.
    taza
  7. Por último colocamos el forro en la taza y escribimos el mensaje, nombre o frase que nos guste. Si sabéis para quién es podéis poner el nombre de la persona en el asa.

Para terminar de redondear el regalo y convertirla en una taza de 10 podéis llenarla con una bolsa de bombones, caramelos, trocitos de turrón, cacao en polvo… la cuestión es endulzar el momento 😉

taza07

En el fondo no deja de ser una taza, el clásico regalo de amigo invisible, pero seguro que no habrá ninguna igual a la vuestra y será ¡la más molona de todas! Espero que os haya gustado, que os animéis a crear vuestra propia versión y me la enseñéis en Instagram, #hechocamm .

¡Un besote y hasta el viernes!